sábado, 7 de noviembre de 2015

Proyecto de museo de la batalla de Brunete.


En mi doble condición de miembro del grupo de estudio Brunete en la Memoria y de Izquierda Unida, quiero presentar a los vecinos de Quijorna la propuesta que conocieron los concejales que se reunieron el pasado día 2 de noviembre en la comisión de urbanismo.


Por un lado existe un debate acerca de cómo invertir los primeros fondos que casi con total seguridad llegarán a nuestro pueblo mediante el Plan Prisma, por otro, y sin que tenga por qué haber necesariamente una relación directa, Brunete en la Memoria ha presentado un plan (a nuestro juicio) bien elaborado, que contempla la apertura en Quijorna de un lugar destinado al conocimiento y la difusión de la historia de la batalla de Brunete.



Para poder llevar adelante este proyecto, Brunete en la Memoria necesitaría contar con un local mediano y sus servicios básicos (electricidad, agua, IBI, teléfono, alarma y seguro) cubiertos, ya que no tenemos medios propios para afrontarlos.

El que parece ser el mejor (y único) local público libre del que dispone Quijorna acorde con este fin es el edificio del antiguo ayuntamiento, situado en el lugar más céntrico del pueblo, en la esquina de las calles Real y Procesiones. Contando con una completa colaboración por parte del gobierno local, hemos podido entrar y revisar a fondo la planta baja y llegar a la conclusión de que esta se ajusta perfectamente a nuestras necesidades, al menos para una primera fase de desarrollo, en espera de ver que grado de aceptación y éxito tiene el proyecto.

Restaurar esta planta baja y acondicionarla puede llegar a tener un coste estimado en unos 80.000 euros, que, independientemente de la viabilidad del museo, siempre redundarían en nuestro pueblo, ya que haciendo esta obra  habríamos ganado un local de 75 metros cuadrados apto para otras actividades.

Contando con esta infraestructura y con los gastos mensuales mencionados cubiertos con cargo a los fondos públicos de nuestro municipio, los dos investigadores vocacionales que formamos Brunete en la Memoria nos comprometemos a aportar nuestros materiales, conocimientos y esfuerzo para crear un buen lugar desde el que acercarse a lo que supuso la batalla de Brunete, y por extensión, a la guerra civil en esta zona de Madrid y los frentes de las zona Central. Para nosotros no pedimos ningún sueldo ni compensación económica a cargo del dinero público. La idea es que nuestro trabajo se pague con lo recaudado de los visitantes en forma de entradas al museo o participación en las rutas previstas.

Sabemos que la guerra civil no es un tema fácil, y cualquiera que lea nuestros medios de difusión podrá comprobar que Brunete en la Memoria no es neutral, sino que tiene una postura política muy definida al respecto. Aún así, no pensamos que nuestra visón deba trasladarse al museo de manera nítida. Nosotros somos de izquierda y republicanos, pero queremos crear un centro que no moleste a nadie que lo visite y pueda hacer reflexionar y “disfrutar” a todos o a casi todos. Los principales objetivos que perseguimos son dos: contribuir a que deje de permanecer escondida una parte fundamental de nuestra historia reciente, y crear en Quijorna un foco de interés y atracción que nos sitúe como destino turístico y cultural que redunde a medio plazo en una cierta mejora económica (sin burbujas) y garantice la conservación de nuestro campo, paisajes y los abundantes restos bélicos que esconden.

Aparte de una propuesta de convenio que en el momento oportuno Brunete en la Memoria presentaría al Ayuntamiento, ahora queremos hacer público este anteproyecto del museo que ofrecemos a Quijorna, ya que pensamos que son principalmente los vecinos quienes tienen que decidir sobre su viabilidad y el grado de prioridad que merece, dado que hay también otras muchas cosas necesarias o posibles que se pueden hacer con los fondos que esperamos recibir.

Gracias por la atención. Pedimos que nos ayudéis a difundir este artículo y el anterior que hemos publicado, ya que todo esto se votará en el Pleno Extraordinario del lunes 9 de noviembre.  





Proyecto de museo, centro documental y oficina de MH de la batalla de Brunete, en Quijorna.


La batalla de Brunete quizás sea el hecho de mayor relevancia histórica ocurrido en la zona O de la Comunidad de Madrid, no solo durante los casi tres años de duración de la GCE, sino también posiblemente en cualquier otro periodo de su historia conocida. Por este motivo, resulta difícil explicar que a día de hoy todavía no exista un lugar concreto que permita acercarse a este importante episodio de la historia reciente de España y Europa.

Apoyándonos en los conocimientos adquiridos durante años de trabajo e investigación, tanto en el campo como en archivos, quienes trabajamos en el grupo Brunete en la Memoria creemos que, 75 años después de terminada la GCE, sin duda ya ha llegado el momento de crear un museo y un centro de documentación e interpretación sobre la batalla de Brunete en la propia zona donde esta tuvo lugar. Nuestra propuesta se fundamenta en el gran interés que despierta esta etapa de nuestra historia reciente y por la existencia de unos fondos documentales y unos vestigios materiales que, bien presentados, permitirían a personas y colectivos de dentro y fuera de España acercarse a este pasado bélico, ya sea para descubrirlo o para profundizar en su conocimiento.

La guerra civil marcó directamente la existencia de los pueblos de nuestro entorno. Al pie de la sierra y entre los ríos Guadarrama y Perales, hoy nuestras vidas transcurren sobre lo que hace 78 años fue zona de frente, desde noviembre de 1936 hasta marzo de 1939. Dentro de este largo periodo, el momento más intenso sin duda tuvo lugar durante el mes de julio de 1937, cuando nuestro paisaje se convirtió en el campo de la batalla de Brunete, en la que tomaron parte cerca de 120.000 combatientes y todo el material moderno disponible en ambos ejércitos. Los campos que vemos a diario estuvieron atravesados por dos líneas fortificadas discontinuas desde el comienzo del ataque de los sublevados a Madrid, pero inmediatamente después de la ofensiva republicana de Brunete se acometieron sendos intensos planes de fortificación, que llevaron a que las posiciones de los dos ejércitos permanecieran invariables hasta el final de la guerra. En ciertos tramos, esas trincheras hoy son todavía visibles, y descubrirlas es una experiencia  impactante para quienes se acercan al tema con un mínimo interés y conocimiento previos. Por otro lado, reflexionar en torno a los orígenes, desarrollo y consecuencias de la GCE, o sobre las identidades ideológicas de los contendientes y sus aliados sigue siendo necesario para entender el pasado reciente y nuestro presente, todavía bastante influido por el régimen surgido de la derrota por las armas de la II República y su proyecto de país y sociedad.

Nuestra propuesta de crear un  museo y un centro de documentación e interpretación parte de las anteriores consideraciones e intenta acercarse a la batalla de Brunete con rigor y honestidad históricos desde una posición  identificada con los valores democráticos y el marco legal vigentes actualmente. La propuesta para crear un museo integral de la batalla de Brunete se concreta en estos espacios de exposición, cuyo contenido, aquí enumerado, ya está disponible para ser desplegado:

-       Museo físico: Exposición de piezas recuperadas del campo de batalla u obtenidas a partir de donaciones. Estarán agrupadas por criterios de semejanza y mostrando tanto como sea posible la diversidad de las armas empleadas, su procedencia, las tácticas que permitían poner en práctica, etc. Junto al material propiamente bélico se expondrá también una amplia muestra de objetos vinculados a la vida cotidiana en torno al combate o a la vida en el frente, utilizados en la cocina, sanidad, fortificación y otras actividades. Las piezas expuestas tendrán textos y fotos explicativas que ayudarán a comprender el desarrollo de la batalla, sus objetivos y consecuencias y la vida que día a día hacían los combatientes involucrados.

-       Sala de mapas y fotos: Podrá estar unida o separada de la estancia que contenga la sección de restos físicos. Expondrá y explicará tanto los mapas como las fotos históricas, ya sean aéreas o tomadas a ras de suelo, que hemos reunido investigando esta batalla.

-       Archivo y biblioteca: Una sala y/o una base de datos que permita la consulta y lectura de documentos copiados de diversos archivos históricos y de libros centrados en diversos aspectos de la GCE, trascendiendo el exclusivo ámbito de la batalla de Brunete para abarcar algunos temas militares e históricos con un carácter más amplio.

-       Oficina de Memoria Histórica o servicio de búsqueda y rastreo de combatientes: Ofrecido a las familias que estén intentando dar con el paradero o con datos de un combatiente, desaparecido o no, que hubiera participado en esta batalla, en cualquiera de los dos ejércitos. Se trata de ofrecer y facilitar la consulta de múltiples documentos y listas con datos personales custodiadas en diversos archivos históricos. El buen conocimiento del día a día de los combates y los movimientos de unidades también son fundamentales para intentar descubrir (o al menos imaginar con cierto fundamento)  la trayectoria en esta batalla de un mando o soldado particular por quien estén interesados sus familiares.

-       Rutas guiadas: Caminar por el viejo campo de batalla, sus accesos y alrededores ha demostrando ser una opción muy bien valorada por grupos e individuos, tanto si tienen una vinculación familiar con algún combatiente como si lo hacen como forma de ocio cultural, o por mera curiosidad. Los restos presentes sobre el terreno vinculado con la batalla de Brunete y la GCE  son variados y numerosos. Los mismos, aún no siendo de gran envergadura tomados individualmente, vistos en conjunto sí suponen un patrimonio valioso y muy atractivo que hasta ahora apenas se ha aprovechado, catalogado o cuidado. Proponemos ponerlo en valor en vez de dejar que se degrade y finalmente desaparezca, y considerando nuestros medios limitados, la mejor forma de hacerlo sería dándole difusión y tratándolo como un objeto de interés público.


-       Apoyo al estudio y la investigación: Facilitando el acceso a los conocimientos y lugares vinculados a la batalla se puede promover la presencia en torno a este proyecto de personas o instituciones que investiguen o generen producciones culturales de tipo diverso: documentales, artículos, fotografías y otras. Su presencia y aportaciones influirían positivamente en la vida de nuestro pueblo y en sus posibilidades de proyección hacia el exterior.

Ernesto Viñas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario